Suroeste de la India

Southwest Indian , miembro de cualquiera de los pueblos nativos americanos que habitan el suroeste de los Estados Unidos; algunos estudiosos también incluyen a los pueblos del noroeste de México en esta área cultural. Más del 20 por ciento de los nativos americanos en los Estados Unidos viven en esta región, principalmente en los estados actuales de Arizona y Nuevo México.

Distribución de los indios del suroeste

El área cultural del suroeste se encuentra entre las Montañas Rocosas y la Sierra Madre mexicana. La División Continental separa el paisaje en las cuencas hidrográficas de dos grandes sistemas fluviales: el Colorado-Gila-San Juan, en el oeste, y el Río Grande-Pecos, en el este. El ambiente es árido, con algunas áreas con un promedio de menos de 4 pulgadas (10 cm) de precipitación cada año; las sequías son comunes. A pesar de su bajo contenido de humedad, textura gruesa y parches salados ocasionales, el suelo de la mayor parte del suroeste es relativamente fértil.

La distribución de los recursos en la región está determinada más por la altitud que por la latitud. La característica predominante del paisaje en el norte es la meseta de Colorado, una llanura fría y árida en la que los sistemas de Colorado y Río Grande han excavado profundos cañones. La precipitación tiende a ser mayor en las elevaciones más altas de la meseta, que albergan matorrales y bosques de piñones y enebros, serpientes de cascabel, conejos, coyotes, linces y ciervos bura. En elevaciones más bajas, la meseta también admite pastos y antílopes. Al sur, los sistemas fluviales descienden de la meseta, y los cañones, mesetas y escarpes escarpados dan paso a un sistema de cuencas y cordilleras. Los valles de los ríos aquí albergan grupos de álamos, sauces, mezquite y sicomoros, y ciervos bura, peces y aves acuáticas. Las áreas alejadas de los ríos se caracterizan por la flora y fauna del desierto, incluyendo mezquite,arbusto de creosota, cactus, yuca, pequeños mamíferos y reptiles.

Patrones de cultura tradicional

La gente de la cultura Cochise estuvo entre los primeros residentes del suroeste. Una cultura de caza y recolección adaptada al desierto cuya dieta enfatizaba los alimentos vegetales y la caza menor, este grupo vivió en la región desde c. 7000 ac.

La agricultura se volvió importante para los residentes posteriores, incluido el Pueblo Ancestral (Anasazi; c. 100–1600 d. C.), Mogollon ( c. 200-1450 d. C.) y Hohokam ( c. 200-1400 d. C. ). Estos grupos vivían en asentamientos permanentes y semipermanentes que a veces construían cerca (o incluso sobre) acantilados protectores; desarrolló diversas formas de riego; cultivó cultivos de maíz (maíz), frijoles y calabazas; y tenía hábitos sociales y rituales complejos. Se cree que el Pueblo Ancestral eran los antepasados ​​de los indios Pueblo modernos, que los Hohokam eran los antepasados ​​de los Pima y Tohono O'odham (Papago), y que los Mogollon se dispersaron o se unieron a otras comunidades. Véase también Nativo americano: Prehistoria.

El Cliff Palace, que tiene 150 habitaciones, 23 kivas y varias torres, en el Parque Nacional Mesa Verde en Colorado.

Idioma

El suroeste era el hogar de representantes de varias familias de lenguas indias de América del Norte, entre ellas, hokan, uto-azteca, tanoan, keresan, kiowa-tanoan, penutian y athabaskan.

Los pueblos yumanos de habla Hokan eran los residentes más occidentales de la región; vivían en los valles de los ríos y las elevaciones más altas de la cuenca y el sistema de cordilleras allí. Los llamados Río Yumans, incluidos los Quechan (Yuma), Mojave, Cocopa y Maricopa, residían en el Bajo Colorado y el Río Gila; sus culturas combinaban algunas tradiciones del área cultural del suroeste con otras de los indios de California. Los Upland Yumans, incluidos Havasupai, Hualapai y Yavapai, vivían en arroyos secundarios y efímeros en las cuencas y cordilleras occidentales.

Dos grupos que hablaban lenguas uto-aztecas residían en la parte suroeste del área cultural, cerca de la frontera entre los estados actuales de Arizona (EE. UU.) Y Sonora (Méx.). Los Tohono O'odham se ubicaron al oeste del río Santa Cruz. Los Pima, estrechamente relacionados, vivían a lo largo del río Gila medio.

Los indios Pueblo eran lingüísticamente diversos. Los que viven a lo largo del Río Grande y sus afluentes se conocen generalmente como los Pueblos del este, mientras que los de la meseta de Colorado se asignan a la división occidental. El grupo oriental incluía a Zia, Santa Ana, San Felipe, Santo Domingo y Cochiti de habla keresana, y representantes de tres miembros de la familia lingüística Kiowa-Tanoan: San Ildefonso de habla tewa, San Juan, Santa Clara, Tesuque, y Nambe; la Isleta, Sandia, Taos y Picuris de habla Tiwa; y Jemez, que habla Towa. Las tribus pueblo occidentales incluían a los hopi (uto-azteca; véase también lengua hopi), hano (tanoan), zuni (penutiano) y acoma y laguna (keresan).

Los navajos y los apache estrechamente relacionados hablaban idiomas atabascos. Los navajos vivían en la meseta de Colorado cerca de las aldeas hopi. El Apache residió tradicionalmente en los sistemas de cordilleras y cuencas al sur de la meseta. Las principales tribus apaches incluían a los Apache occidentales, Chiricahua, Mescalero, Jicarilla, Lipan y Kiowa Apache. Los grupos de habla atabascana emigraron del noroeste de América del Norte al suroeste y probablemente no llegaron al área hasta algún momento entre el 1100 y el 1500 d.C.

Subsistencia, patrones de asentamiento y organización social

La mayoría de los pueblos del suroeste se dedicaban tanto a la agricultura como a la caza y la recolección; el grado en que una cultura determinada dependía de alimentos domesticados o silvestres era principalmente una cuestión de la proximidad del grupo al agua. Varios recursos domesticados estaban más o menos omnipresentes en toda el área de cultivo, incluido el maíz (maíz), frijoles, calabacines, algodón, pavos y perros. Durante el período de la colonización española, los caballos, burros y ovejas se incorporaron al repertorio agrícola, así como nuevas variedades de frijoles, además de trigo, melones, albaricoques, melocotones y otros cultígenos.

La mayoría de los grupos se enfrentaron al medio ambiente desértico ocupando sitios en vías fluviales; estos variaban en calidad y confiabilidad desde grandes ríos permanentes como el Colorado, pasando por arroyos secundarios, hasta lavados o barrancos que canalizaban lluvias estacionales pero que estaban secos la mayor parte del año. Las precipitaciones eran impredecibles y caían en unas pocas lluvias importantes cada año, lo que obligaba a muchos grupos a dedicarse al riego. Si bien los asentamientos a lo largo de las principales vías fluviales podían depender casi por completo de la agricultura para obtener alimentos, los grupos cuyo acceso estaba limitado a las vías fluviales efímeras generalmente utilizaban la agricultura para complementar la caza y la recolección, dependiendo de los alimentos silvestres durante gran parte del año.

Los Yumans, Pima y Tohono O'odham

Los tramos occidental y sur del área cultural fueron el hogar de los grupos yumanos de habla hokan y los pima y tohono O'odham de habla uto-azteca. Estos pueblos compartían una serie de características culturales, principalmente en términos de parentesco y organización social, aunque sus estrategias específicas de subsistencia representaban un continuo desde la agricultura a tiempo completo hasta la búsqueda de alimento a tiempo completo.

El parentesco generalmente se contaba de forma bilateral, tanto a través de la línea masculina como femenina. Para aquellos grupos que cultivaban, la línea masculina era algo privilegiada ya que los campos comúnmente pasaban de padres a hijos. La mayoría de las parejas optaron por residir cerca de la familia del marido (patrilocalidad) y la pertenencia al clan era patrilineal. En general, las mujeres eran responsables de la mayoría de las tareas domésticas, como la preparación de alimentos y la crianza de los hijos, mientras que las tareas masculinas incluían la limpieza de campos y la caza.

La unidad social más importante era la familia extensa, un grupo de personas relacionadas que vivían y trabajaban juntas; grupos de familias que vivían en un lugar determinado formaban bandas. Por lo general, el cabeza de familia masculino participaba en un consejo de banda informal que resolvía disputas (a menudo sobre la propiedad de la tierra, entre los grupos agrícolas) y tomaba decisiones con respecto a los problemas de la comunidad. El liderazgo de la banda se acumuló para aquellos con habilidades comprobadas en actividades como la agricultura, la caza y la creación de consenso. Varias bandas constituían la tribu. Las tribus por lo general se organizaban de manera bastante flexible (los pima eran el único grupo con un jefe tribal elegido formalmente) pero eran políticamente importantes como la unidad que determinaba si las relaciones con los grupos vecinos eran armoniosas o agitadas. Entre los Yumans, la tribu proporcionó a la gente una fuerte identidad étnica,aunque en otros casos la mayoría de los individuos se identificaron más fuertemente con la familia o banda.

Las tierras bajas más deseables a lo largo de los ríos Colorado y Gila estaban densamente pobladas por los llamados ríos Yumans, incluidos Mojave, Quechan, Cocopa y Maricopa. Vivían en aldeas ribereñas y sus viviendas incluían casas hechas con armazones de troncos cubiertos con arena, matorrales o adobe. Los ríos proporcionaron abundante agua a pesar de un mínimo de lluvia y el clima cálido del desierto. Desbordando sus orillas cada primavera, proporcionaron limo fresco y humedad a campos pequeños e irregulares donde la gente cultivaba varias variedades de maíz, así como frijoles, calabazas, melones y pastos. Las cosechas abundantes se complementaron con frutos y semillas silvestres, pescado y caza menor.

Hombres de Mojave, fotografía de Timothy O'Sullivan, c.  1871.

Los Upland Yumans (incluidos los Hualapai, Havasupai y Yavapai), los Pima y los Tohono O'odham vivían en los ríos Gila y Salt, a lo largo de arroyos más pequeños y a lo largo de cursos de agua estacionales. El grado en que dependían de la agricultura dependía de su distancia del agua que fluía permanentemente. Los que vivían cerca de esos cursos de agua construían canales de piedra con los que irrigaban campos de maíz, frijoles y calabazas. Los que no tenían agua corriente permanente plantaron cultivos en los abanicos aluviales en las desembocaduras de los lavados y construyeron muros bajos o represas para frenar los torrentes provocados por breves pero intensas lluvias de verano. Estos últimos grupos dependían más de los alimentos silvestres que de la agricultura; algunos no se dedicaban a la agricultura en absoluto, sino que vivían de una manera similar a los indios de la Gran Cuenca.

Los patrones de asentamiento de las tierras altas también reflejan un acceso diferencial al agua. Las aldeas cercanas a los arroyos permanentes estaban ocupadas todo el año e incluían casas en forma de cúpula con paredes y techos de caña y barro o paja. Los grupos que dependían de arroyos efímeros dividían su tiempo entre asentamientos de verano cerca de sus cultivos y campamentos de estación seca en elevaciones más altas donde el agua dulce y la caza estaban más fácilmente disponibles. Las residencias de verano generalmente tenían forma de cúpula y estaban construidas con paja, mientras que los cobertizos y los cortavientos servían como refugio durante el resto del año.