Evangelio según Juan

Evangelio según Juan, cuarta de las cuatro narraciones del Nuevo Testamento que relatan la vida y muerte de Jesucristo. El de Juan es el único de los cuatro que no se considera entre los evangelios sinópticos (es decir, los que presentan una visión común). Aunque el Evangelio fue escrito aparentemente por San Juan Apóstol, "el discípulo amado" de Jesús, ha habido una discusión considerable sobre la identidad real del autor. El lenguaje del Evangelio y su teología bien desarrollada sugieren que el autor pudo haber vivido más tarde que Juan y basó sus escritos en las enseñanzas y testimonios de Juan. Además, el hecho de que varios episodios de la vida de Jesús se relatan fuera de secuencia con los Sinópticos y que el capítulo final parece ser una adición posterior sugiere que el texto puede ser un compuesto. El lugar y la fecha de composición del Evangelio también son inciertos;muchos eruditos sugieren que fue escrito en Éfeso, en Asia Menor, alrededor del año 100 d.C. con el propósito de comunicar las verdades acerca de Cristo a los cristianos de origen helenístico.

iluminación del manuscritoBiblia de GutenbergLea más sobre este tema literatura bíblica: El cuarto evangelio: el evangelio según Juan Juan es el último evangelio y, en muchos sentidos, es diferente de los evangelios sinópticos. La pregunta en los evangelios sinópticos se refiere a la extensión ...

El evangelio de Juan se diferencia de los evangelios sinópticos en varios aspectos: cubre un período de tiempo diferente al de los demás; ubica gran parte del ministerio de Jesús en Judea; y retrata a Jesús disertando extensamente sobre asuntos teológicos. Sin embargo, la principal diferencia radica en el propósito general de John. El autor del Evangelio de Juan nos dice que ha optado por no registrar muchos de los actos simbólicos de Jesús y, en cambio, ha incluido ciertos episodios para que sus lectores puedan comprender y compartir la unión mística de la iglesia de Cristo, para que “puedan creer que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre ”(20:30). Este motivo impregna la narración, al igual que una especie de simbolismo místico y un énfasis repetido en la encarnación.El autor comienza su relato con un pronunciamiento sobre la encarnación que claramente insinúa el Génesis (“En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”). El autor agrega continuamente comentarios interpretativos propios para aclarar los motivos de Jesús. En la narración de ciertos hechos milagrosos, por ejemplo, la alimentación de los 5.000 (6: 1-15), que aparece en los cuatro evangelios, la versión de Juan se explica como un símbolo de una verdad espiritual más profunda (“Yo soy el pan de vida ;... ”). A lo largo del Evangelio de Juan, Jesús se presenta abiertamente como el divino Hijo de Dios, sin ocultar su identidad como lo hace en El Evangelio según Marcos. Por lo tanto, el autor del Evangelio de Juan no se limita a narrar una serie de eventos, sino que destaca detalles que apoyan una interpretación teológica ordenada de esos eventos.

Debido a su carácter teológico especial, el Evangelio según Juan se consideraba en la antigüedad como el "Evangelio espiritual" y ejercía una influencia profunda y duradera en el desarrollo de la doctrina cristiana primitiva.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Melissa Petruzzello, editora asistente.