El despertar

El despertar , novela de Kate Chopin, publicada en 1899. Originalmente titulada Un alma solitaria , la novela describe la lucha de una joven madre para lograr la emancipación sexual y personal en el ambiente opresivo del sur de Estados Unidos posbélico. Cuando se publicó por primera vez, fue ampliamente condenado por su descripción de la sexualidad y la infidelidad marital. Hoy en día se considera una obra histórica de la primera ficción feminista.

Gráfico de cardo de la enciclopedia para ser utilizado con un cuestionario de Mendel / Consumer en lugar de una fotografía.Quiz Novelas y novelistas Quiz ¿De quién es la novela Death Comes for the Arzobispo que contó la historia de los misioneros católicos franceses en el suroeste de Estados Unidos?

Resumen de la trama

El despertarabre en una isla en Grand Isle, Louisiana, donde Edna Pontellier, de 28 años, está de vacaciones con su esposo criollo, Léonce, y sus dos hijos, Etienne y Raoul. Léonce trabaja durante la semana, dejando a Edna a cargo de los niños. Sin embargo, Edna pasa la mayor parte de su tiempo con Madame Adèle Ratignolle, una compañera de vacaciones en la isla. Encantadora, elegante y servil, Madame Ratignolle es la "madre-mujer" ideal. Su identidad está casi enteramente subsumida por su papel familiar: existe como si solo supiera las necesidades y deseos de su familia. Irónicamente, es Madame Ratignolle quien cataliza el "despertar" de Edna. A diferencia de Edna, Madame Ratignolle creció rodeada de mujeres criollas, quienes le enseñaron a discutir y expresar sus emociones libremente. Su franqueza envalentona a Edna y finalmente la inspira a dejar de lado sus reservas.

El proceso de "despertar" de Edna es acelerado por Robert Lebrun, un joven atractivo y carismático con quien Edna se hace amigo en la isla. Al principio, su relación es inocente. Se bañan y descansan juntos, intercambiando chistes e historias (a menudo en compañía de Madame Ratignolle). Cuanto más tiempo pasa Edna con Robert, más le molesta la idea de la "madre-mujer". A través de Robert, comienza a desarrollar un sentido de sí misma aparte de sus roles sociales y domésticos. A medida que recupera su independencia, vuelven los deseos de su juventud. Empieza a pintar de nuevo y recuerda sus pasados ​​amores y encaprichamientos. Durante este tiempo, Edna se ve muy afectada por la música. Cuando Mademoiselle Reisz, otra veraneante de la isla, le toca el piano, se emociona hasta las lágrimas. Esa noche, después de semanas de intentos fallidos, Edna aprende a nadar.

Al final del verano, Edna y su esposo se han distanciado. Edna y Robert, por otro lado, han desarrollado un vínculo romántico. Para evitar consumar su relación, Robert decide alejarse de la isla e ir a México. Promete escribirle a Edna, pero ella está devastada por su partida. Poco después, los Pontellier regresan a su hogar en Nueva Orleans, donde Edna, renunciando a sus deberes como ama de casa, continúa desarrollando sus habilidades de pintura. Mantiene su amistad con Madame Ratignolle y Mademoiselle Reisz, visitando a esta última con especial frecuencia. Mademoiselle Reisz a veces recibe cartas de Robert, que le permite leer a Edna. Mademoiselle Reisz sugiere que Robert está enamorado de Edna; ella observa que muchas de sus cartas son sobre ella.Mientras Mademoiselle Reisz anima a Edna a admitir y tal vez incluso actuar sobre sus sentimientos por Robert, el preocupado esposo de Edna busca la ayuda del Dr. Mandelet, un viejo amigo de la familia. El Dr. Mandelet sospecha que la transformación de Edna es el resultado de un romance, pero no expresa su preocupación a Léonce. En cambio, le dice que deje que el comportamiento de Edna siga su curso.

Léonce obedece las órdenes del médico. Cuando se va para un largo viaje de negocios, su madre recoge a Etienne y Raoul, dejando a Edna sola en casa. Edna encuentra la paz en ausencia de su esposo e hijos. Poco después de que se van, decide mudarse de la casa de su familia y mudarse a una casa de alquiler cercana, a la que llama cariñosamente el "palomar". Buscando la independencia financiera, comienza a vender sus pinturas. También inicia un romance con el mujeriego del pueblo, Alcée Arobin. Aunque se siente atraída sexualmente por él, Edna no tiene sentimientos románticos por Arobin. Ella parece usarlo como sustituto de Robert, quien, hasta donde ella sabe, todavía está en México.

Una tarde, mientras espera que Mademoiselle Reisz regrese a casa, Edna se encuentra con Robert. La reunión es incómoda y Edna se pregunta en voz alta por qué Robert no la buscó a su regreso. La tensión entre ellos se mantiene hasta que Robert visita el "palomar". Como observa Edna, "toda la suavidad volvió". La tensión se renueva después de que Robert se despide. La próxima vez que Robert visita el palomar, Edna, por fin, lo besa y él responde de la misma manera. Aunque admite que la ama, Robert insiste en que no puede estar con Edna porque es una mujer casada y, como tal, pertenece a Léonce. Edna protesta, argumentando que ella no es propiedad de su esposo. Antes de que Robert pueda responder, son interrumpidos por el criado de Madame Ratignolle, quien les informa que Madame Ratignolle "se ha enfermado". Mientras se va para atender a su amiga,Edna le pide a Robert que la espere.

Cuando Edna llega a casa, Robert se ha ido. En su lugar hay una nota que dice: “Te amo. Adiós, porque te amo ". Edna no duerme esa noche. En cambio, se queda despierta pensando en sus hijos y sus relaciones. Ella se da cuenta:

No había nada en el mundo que ella deseara. No había ningún ser humano a quien quisiera cerca de ella excepto Robert; e incluso se dio cuenta de que llegaría el día en que él también, y la idea de él desaparecería de su existencia, dejándola sola.

Poco después, Edna regresa a Grand Isle. Después de saludar al hermano de Robert, va a la playa, donde se desnuda y se mete, desnuda, en el agua. Decidida a no dejar que nadie, incluidos sus hijos, la posea, Edna se aleja nadando de la orilla. Después de un tiempo, sus extremidades se cansan. El agotamiento se apodera de ella y se ahoga entre las olas, finalmente y totalmente libre.

Contexto y análisis

El despertar ha sido descrito como un estudio de caso del feminismo del siglo XIX. Uno de los temas centrales de la novela es el de la autopropiedad. También llamada autonomía corporal, la autopropiedad fue un principio clave del feminismo del siglo XIX. Significaba el derecho de la mujer a tener control sobre su propio cuerpo e identidad. Las denominadas feministas de la primera ola argumentaron que las mujeres sólo podían obtener su libertad si se negaban a permitir que otras personas, es decir, los hombres, ejercieran control sobre sus cuerpos. Se centraron, en particular, en el derecho de la esposa a rechazar las relaciones sexuales con su marido. Su argumento era que el servicio de una mujer como esposa y madre le daba derecho a la propiedad de su cuerpo y, por lo tanto, el derecho a negarse a tener relaciones sexuales o ser embarazada.

La heroína de El despertar anhela este tipo de autonomía corporal. Ella es implacable en la búsqueda de autoridad sobre su propia persona. Edna se resiste a la objetivación de su esposo, quien la mira "como uno mira una valiosa propiedad personal". Ella desafía a Robert cuando él sugiere que ella "no es libre" y debe ser "liberada ..." por su esposo para que puedan estar juntos. Su respuesta a Robert claramente toma prestada de la retórica de las feministas de la primera ola:

¡Has sido un chico muy, muy tonto, perdiendo el tiempo soñando con cosas imposibles cuando hablas del Sr. Pontellier liberándome! Ya no soy una de las posesiones del Sr. Pontellier para deshacerme o no. Me entrego donde elijo. Si él dijera: “Toma, Robert, tómala y sé feliz; ella es tuya ”, debería reírme de ambos.

Al final, mantiene el voto que hizo al mudarse al palomar: "nunca más pertenecerá a otra que no sea ella misma".

La historia de Edna está cargada de simbolismo. El mar es quizás el símbolo más importante de la novela. Representa de diversas formas el bautismo, la limpieza y el renacimiento. En El despertar , Chopin construye el mar como un espacio de libertad, un espacio fuera y alejado de la sociedad patriarcal. Para Edna, el mar es una fuente de empoderamiento y un lugar de refugio. Al principio la seduce con su "olor seductor" y su "murmullo sonoro". Sus ruegos son amorosos pero imperativos:

La voz del mar es seductora; sin cesar, susurrando, clamando, murmurando, invitando al alma a vagar un rato en los abismos de la soledad; perderse en laberintos de la contemplación interior. La voz del mar le habla al alma.

Chopin imbuye al mar con cualidades maternas, y finalmente lo compara con un útero, "envolviendo el cuerpo en su abrazo suave y cercano". Aunque Edna anhela ese consuelo, se siente incómoda en el agua. A menos que esté acompañada, siente "un cierto pavor ingobernable". El primer nado en solitario de Edna marca así un momento crítico en su despertar. Al aprender a nadar, Edna vence sus miedos y toma el control de su cuerpo. Ella efectivamente se da cuenta de su independencia:

Un sentimiento de júbilo se apoderó de ella, como si se le hubiera otorgado algún poder de importancia significativa para controlar el funcionamiento de su cuerpo y su alma. Se volvió atrevida e imprudente, sobreestimando su fuerza. Quería nadar lejos, donde ninguna mujer lo había hecho antes.

En el agua, Edna recuerda la inmensidad del universo y su posición dentro de él. Mientras contempla su significado (o la falta de él), sus pensamientos se vuelven hacia la muerte. Semanas después, cuando Edna reflexiona sobre la experiencia, recuerda la libertad que sintió en el Golfo. Con Robert fuera y su soledad aclarada, ella decide regresar al útero del mar. En la última escena de la novela, Edna nada en el mar, desnuda como llegó, "y el olor almizclado de rosas llenó el aire".

Publicación y recepción

Chopin comenzó a escribir El despertar en 1897. Terminó la novela el 21 de enero de 1898 y fue publicada por Herbert S. Stone & Company en Chicago el 22 de abril de 1899. Chopin anticipó una cálida recepción para su novela. Un mes antes de su lanzamiento, Book News publicó una crítica positiva en la que elogiaba la novela como "un arte sutil y brillante". Decir que la novela no fue bien recibida es quedarse corto. El retrato de Chopin de la infidelidad matrimonial femenina sorprendió a los lectores contemporáneos. Los críticos de todo Estados Unidos condenaron la novela como "mórbida", "malsana", "no saludable", "vulgar", "repelente" e incluso "veneno". El carácter de Edna fue descrito como "sensual y diabólico" y "no lo suficientemente bueno para el cielo, [pero] no lo suficientemente malvado para el infierno". En cuanto a la propia Chopin, laEl Chicago Times-Herald determinó que "no era necesario que un escritor de tan gran refinamiento y gracia poética entrara en el sobrecargado campo de la ficción sexual". Algunos críticos elogiaron la "inteligencia" de Chopin. El New York Times , por ejemplo, dijo que el autor "tiene una forma inteligente de manejar un tema difícil". La propia Chopin emitió un comunicado respondiendo a la prensa negativa. La declaración, que apareció en la edición de julio de 1899 de Book News , decía:

Teniendo un grupo de personas a mi disposición, pensé que sería entretenido (para mí) reunirlos y ver qué pasaba. Nunca soñé con la Sra. Pontellier haciendo tanto lío de cosas y resolviendo su propia condenación como lo hizo. Si hubiera tenido el menor indicio de tal cosa, la habría excluido de la compañía. Pero cuando me enteré de lo que estaba haciendo, la obra había terminado a la mitad y ya era demasiado tarde.

Chopin se defendió a sí misma y su novela en vano. Después de su publicación, el otrora popular autor se vio obligado a una crisis financiera y oscuridad literaria. The Awakening estuvo descatalogado durante más de 50 años. Cuando fue redescubierto en la década de 1950, los críticos se maravillaron de su sensibilidad moderna. Una segunda edición se publicó en 1964. Ahora ampliamente leído, El despertar es aclamado por la crítica como una versión estadounidense de Madame Bovary (1856) de Gustave Flaubert y un texto feminista histórico.

Haley Bracken