Democratización

Democratización , proceso mediante el cual un régimen político se democratiza. La expansión explosiva de la democracia en todo el mundo a partir de mediados del siglo XX transformó radicalmente el panorama político internacional de uno en el que las democracias eran la excepción a uno en el que eran la regla. El creciente interés en la democratización entre académicos, responsables políticos y activistas se debe en gran parte al fortalecimiento de las normas internacionales que asocian la democracia con muchos resultados positivos importantes, desde el respeto por los derechos humanos hasta la prosperidad económica y la seguridad.

Tendencias en democratización

Las transiciones hacia y desde la democracia tienden a ocurrir globalmente y en oleadas, lo que significa que se han agrupado tanto en el espacio como en el tiempo en lugar de distribuirse al azar. El politólogo estadounidense Samuel Huntington identificó tres oleadas principales de democratización. El primero, que duró de 1826 a 1926, acompañó la expansión del sufragio, principalmente en Europa occidental y Estados Unidos. El colapso de muchas democracias europeas después de la Primera Guerra Mundial marcó la primera ola inversa, que duró desde 1922 hasta 1942.

La segunda ola principal (1943-1962) se produjo a través de la ocupación de los países del Eje por las potencias aliadas tras el final de la Segunda Guerra Mundial, los intentos de democratización en las antiguas colonias británicas recién independizadas durante el período de posguerra y la expansión de la democracia en America latina. La segunda ola inversa (1958-1975) se produjo con la reversión al régimen militar en gran parte de América Latina y el colapso de las democracias jóvenes en Asia y África.

La tercera ola principal comenzó con el derrocamiento del régimen militar en Portugal en 1974. Durante los siguientes 25 años, hubo una expansión dramática de la democracia en todo el mundo. La democracia se extendió primero por el sur de Europa y América Latina, luego a Europa del Este y Asia y finalmente a África. Durante este período, el número de democracias electorales aumentó de aproximadamente un cuarto a casi dos tercios de todos los países. La mayoría de los analistas están de acuerdo en que la tercera ola se ha elevado, si no revertida. Sin embargo, en lugar de volver al autoritarismo, muchas democracias de la tercera ola se han atascado en regímenes híbridos o mixtos que combinan elementos de democracia y autoritarismo.

Definición de democratización

La democratización es difícil de definir en la práctica, en gran parte debido a los desacuerdos sobre cómo entender la democracia. Por ejemplo, no hay consenso sobre dónde marcar el inicio y el final del proceso de democratización. Un enfoque define la democratización como el período entre el colapso de un régimen autoritario y la conclusión de las primeras elecciones nacionales democráticas. Otros marcan puntos iniciales más tempranos, como el inicio de reformas liberales por parte de regímenes autoritarios o cambios estructurales que debilitan lo suficiente a los regímenes autoritarios como para que los grupos de oposición impulsen reformas democráticas. Algunos teóricos democráticos afirman de manera similar que la democratización continúa mucho después de las primeras elecciones porque, por sí mismas, las elecciones no garantizan una democracia en funcionamiento.El problema con este enfoque es que no está claro cuándo se detiene el proceso de democratización. Si se compara con el ideal de una democracia liberal perfecta, se puede considerar que todos los países se encuentran perpetuamente en un proceso de democratización. Esto limita la utilidad de la democratización como herramienta analítica.

Los desacuerdos sobre las definiciones de democracia también hacen que sea difícil medir dónde se encuentra un país en su proceso de democratización. Una medida común es la puntuación de Freedom House, que mide los derechos políticos y las libertades civiles. Otro indicador es el puntaje Polity del Center for Systemic Peace, que mide las “características de la autoridad” y es más consistente con las definiciones procedimentales de democracia.

Transición versus consolidación

Un enfoque común para especificar el proceso de democratización es diferenciar entre dos fases: (1) la transición inicial de un régimen autoritario o semiautoritario a una democracia electoral y (2) la posterior consolidación de la democracia. La transición y consolidación de la democracia a menudo se considera como procesos distintos impulsados ​​por diferentes actores y facilitados por diferentes condiciones. El proceso de transición se orienta en torno al debilitamiento de un régimen autoritario y al surgimiento de instituciones y procedimientos democráticos nacientes. El proceso de consolidación implica un proceso de institucionalización mucho más amplio y complejo de las nuevas reglas democráticas para la vida política. Como sugieren las ondas inversas de democratización, una transición no siempre conduce a la consolidación.

Modos de transición

Los teóricos de la democratización han identificado diferentes patrones de interacción entre grupos sociales que dan forma a la forma en que la democratización se desarrolla en un entorno particular. Se han identificado numerosos modos de transición de este tipo, que reflejan variaciones en el papel de las élites y las masas en la confrontación del régimen autoritario, el grado en que la transición es gestionada por las élites del antiguo régimen, la velocidad con la que se produce la transición y el grado a lo que el nuevo régimen democrático rompe dramáticamente con el antiguo régimen. En todos los casos, las transiciones ocurren cuando una oposición democrática se vuelve lo suficientemente fuerte y unida para enfrentar al régimen autoritario, y el régimen autoritario es demasiado débil y dividido para controlar la situación, ya sea cooptando a la oposición democrática o tomando medidas enérgicas por la fuerza.

Tres modos de transición muy generales incluyen transiciones pactadas, transiciones ascendentes y transiciones descendentes. En transiciones pactadas, los miembros moderados de un régimen autoritario debilitado negocian las condiciones de una transición con los líderes moderados de un movimiento prodemocracia. Estas transiciones tienden a ocurrir con relativa rapidez y dan como resultado acuerdos de poder compartido que preservan elementos del antiguo régimen autoritario. Los ejemplos incluyen las transiciones democráticas en España y Chile.

En las transiciones de abajo hacia arriba, los grupos sociales desarrollan un movimiento de base amplio para el cambio que debilita al régimen autoritario a través de protestas masivas y finalmente obliga al régimen a renunciar al poder. Estas transiciones a menudo resultan en una ruptura radical con el antiguo régimen. Los ejemplos incluyen las transiciones democráticas en Polonia, Hungría y la República Checa en la segunda mitad del siglo XX.

En las transiciones de arriba hacia abajo, los líderes de un régimen autoritario implementan reformas democráticas porque se convencen de que las reformas son necesarias para la supervivencia del régimen. A veces, estas reformas producen transiciones prolongadas en las que el nuevo régimen democrático no se separa dramáticamente del antiguo régimen, como en el caso de México. En otros casos, las reformas pueden producir transiciones más rápidas y dramáticas, a veces sin intención, como en el caso de la Unión Soviética.

Existe un debate sobre si ciertos modos de transición tienen un efecto diferencial sobre las perspectivas de consolidación. Los académicos que favorecen un enfoque de elección estratégica argumentan que tiene poco efecto. Ven a los actores con visión de futuro y sólo marginalmente afectados por legados históricos. Otros argumentan que las perspectivas de consolidación aumentan cuando el equilibrio de poder entre las fuerzas autoritarias y democráticas es aproximadamente igual, porque presiona para el compromiso y la moderación en todas las partes. Un tercer argumento es que no existe un mejor modo de transición. Más bien, las condiciones y estrategias que facilitan un proceso de democratización exitoso tienden a variar según la región como resultado de una serie de factores históricos y contextuales que moldean las percepciones de las relaciones de poder y los niveles de incertidumbre durante el período de transición.Estos factores incluyen la experiencia previa con la democracia, las tradiciones de control civil sobre las fuerzas armadas, los niveles de movilización masiva y los efectos del aprendizaje de casos anteriores exitosos de democratización.

Definiciones de consolidación

La consolidación puede definirse en términos de la sostenibilidad de la democracia o la profundización de su calidad a lo largo del tiempo. Estos diferentes entendimientos de consolidación reflejan diferentes definiciones de democracia. Para las definiciones minimalistas, que entienden la democracia como una variable dicotómica (un régimen es democrático o no lo es), la consolidación es simplemente la supervivencia de una democracia electoral. Para definiciones más amplias, que ven la democracia como una variable continua (un régimen puede ser más o menos democrático), la consolidación significa ir más allá de una democracia electoral para incluir características de una democracia liberal, que incorpora garantías de derechos y libertades fundamentales. En cualquier caso, es difícil saber qué tan consolidada está una democracia.

Conceptualmente, la democracia de un país se consolida cuando ya no existe la posibilidad de que vuelva al autoritarismo. Esto es difícil de saber porque solo las fallas se pueden medir directamente, y estas solo en retrospectiva. Un indicador común son dos cambios de poder consecutivos. Otra es cuando un grupo político acuerda ceder el poder a la antigua oposición, porque esto indica la voluntad de los gobernantes de resolver disputas a través del proceso democrático y pasar períodos de tiempo fuera del cargo. Sin embargo, estas medidas son algo tautológicas, porque los procesos que definen una democracia también se utilizan para medir su persistencia.

Una estrategia alternativa es medir la legitimidad del régimen democrático entre los ciudadanos bajo la teoría de que una democracia se consolida cuando todos los actores políticos reconocen la democracia como el mejor sistema para su sociedad. La consolidación representa un cambio en la cultura política a medida que los comportamientos democráticos se vuelven rutinarios y se dan por sentados. Esto sucede con el tiempo a través de la institucionalización de los procedimientos democráticos y la capacidad del sistema para funcionar con eficacia.

Regímenes híbridos y consolidación

Durante mucho tiempo se pensó que la sostenibilidad y la calidad de la democracia iban de la mano: cuanto mayor sea la calidad de la democracia, más resistente será a la reversión. Aunque esto puede ser cierto, la suposición de que cuanto más sobreviva una democracia, mayor es la probabilidad de que su calidad sea, ha sido criticada por ser demasiado determinista y teleológica. Este supuesto se ve socavado por la prevalencia de regímenes híbridos o mixtos producidos durante la tercera ola de democratización. En lugar de conducir a la consolidación de las democracias liberales, la tercera ola resultó en el surgimiento de regímenes que compartían elementos tanto de democracia como de dictadura. Esta realidad contradecía la suposición de que los países tomarán inevitablemente uno de dos caminos, ya sea hacia una democracia liberal consolidada o hacia el autoritarismo.El hecho de que muchos de estos regímenes mixtos parecieran estables llevó a algunos académicos a cuestionar la utilidad de analizar los países en términos de movimiento a lo largo de un continuo entre el autoritarismo y la democracia liberal.

Explicando la democratización

No es sorprendente que los argumentos sobre las fuentes de la democratización respondieran a los desarrollos en el mundo real a medida que evolucionó la tercera ola. Hay dos enfoques principales para explicar la democratización: uno que enfatiza las condiciones estructurales favorables y otro que enfatiza la elección de las élites. Cada uno tiene beneficios que compensan los inconvenientes del otro. El enfoque de condiciones favorables permite una explicación detallada del proceso de democratización en países particulares, pero tiende a producir una larga lista de factores importantes, lo que dificulta la elaboración de un modelo general de democratización. Por el contrario, el enfoque de elección de élite es teóricamente conciso y útil para hacer generalizaciones, pero carece de la riqueza de explicaciones estructurales.

Independientemente del enfoque que se adopte, hay dos áreas de acuerdo general. Primero, parece haber muchos caminos hacia la democracia. En algunos países, la democracia evolucionó gradualmente durante siglos (por ejemplo, Gran Bretaña), mientras que en otros surgió mucho más rápidamente (por ejemplo, los estados bálticos). Algunos países heredaron instituciones democráticas de Gran Bretaña como resultado del colonialismo (por ejemplo, Canadá y Australia), mientras que otros finalmente se volvieron democráticos mediante la intervención extranjera después de la guerra (por ejemplo, Alemania y Japón). En segundo lugar, la democratización no ocurre en un proceso lineal. Más bien, es un proceso largo, lento y conflictivo, a menudo con cambios frecuentes. Visto históricamente, el proceso de democratización en un país determinado está determinado por la acumulación de experiencia con la democracia a lo largo del tiempo.Cada experiencia democrática sucesiva se basa en las instituciones y expectativas de la experiencia anterior y, al mismo tiempo, da forma a las del futuro.

Explicaciones de elección de élite

A principios de la década de 1980, muchos académicos estaban intrigados por la rápida expansión de las transiciones democráticas en el sur de Europa y América Latina, lo que desafió la sabiduría convencional de que los regímenes autoritarios eran robustos. Comprensiblemente, los teóricos de la democratización de la época se centraron en explicar estas transiciones. La tercera ola llevó la democracia a lugares donde menos se esperaba, sugiriendo que no había condiciones previas para la democracia y que la democratización podía ocurrir en cualquier lugar.

La amplia variedad de condiciones que rodean las transiciones democráticas sugiere que las causas específicas de la democratización en un país en particular pueden variar con el tiempo y el espacio, haciendo que los esfuerzos de generalización sean difíciles, si no imposibles. Debido a que el momento de las transiciones dependía en gran medida de factores contextuales, muchos teóricos de la democratización temprana enmarcaron las explicaciones generales en términos de la interacción estratégica entre las élites, lo que produce una decisión de adoptar procedimientos e instituciones democráticos una vez que surge la oportunidad.

Según este enfoque, la democratización se explica en última instancia por la decisión de las élites de establecer instituciones que les generen incentivos para cumplir voluntariamente con el proceso democrático. Las transiciones son exitosas en la medida en que las élites se perciben a sí mismas como mejor a largo plazo bajo el nuevo sistema, ya sea asegurando la posibilidad de acceso futuro al poder o proporcionando ganancias materiales a través de una mayor estabilidad. Las únicas condiciones necesarias son que las élites se vean a sí mismas como miembros de la misma nación y estén de acuerdo con las fronteras del estado. Estas condiciones inducen a las élites a resolver sus conflictos mediante la negociación en lugar de dividirse en grupos políticos separados. Esto no quiere decir que la homogeneidad étnica garantice la democracia o que la heterogeneidad la prohíba;hay poca evidencia para apoyar cualquiera de las dos proposiciones. Más bien, las élites deben simplemente aceptar que pertenecen al mismo estado-nación y, por lo tanto, buscar resolver los conflictos políticos dentro de ese contexto.

La ventaja del enfoque de elección de élite es que es teóricamente conciso y supera el problema de la causalidad múltiple inherente a las explicaciones estructurales. Sin embargo, no explica los orígenes de las preferencias de las élites ni las condiciones que dan forma a las negociaciones. Una crítica relacionada es que subestima la importancia de las masas, particularmente las organizaciones laborales y de la sociedad civil, en presionar a las élites autoritarias para que liberalicen y otorguen credibilidad a las demandas de la oposición democrática. Además, el hecho de que la democratización se produzca en oleadas sugiere que las transiciones no son del todo contingentes, sino que están determinadas por fuerzas estructurales internacionales.

Condiciones estructurales

Con el tiempo, la tercera ola de democratización proporcionó muchos más casos para estudiar y probar varias teorías. Dos tendencias revitalizaron explicaciones enfatizando las condiciones que facilitan la democratización. Primero, las transiciones democráticas que ocurrieron en América Latina y el este de Asia a raíz de la rápida industrialización renovaron el interés en la teoría de la modernización. En segundo lugar, a medida que avanzaba la tercera ola, el enfoque de la investigación pasó de las transiciones a los problemas de consolidación que enfrentaban muchas democracias jóvenes. Los defensores de las explicaciones estructurales señalaron la dificultad que enfrentan los esfuerzos de promoción de la democracia en lugares como Bosnia, Irak y Afganistán, así como el fracaso de muchas democracias de la tercera ola para consolidarse, como evidencia de que la democratización requiere más que el consentimiento de la élite.No hay consenso sobre qué condiciones son más importantes o exactamente cómo funcionan para promover la democratización. Sin embargo, existe un amplio acuerdo en que las siguientes condiciones no deben considerarse deterministas sino probabilistas en el sentido de hacer que la democracia tenga más probabilidades de florecer.

Desarrollo economico

La correlación entre democracia y desarrollo económico es una de las asociaciones más sólidas establecidas en la ciencia política. Sin embargo, existe mucho debate sobre la naturaleza de la relación, así como los mecanismos causales detrás de ella. Los primeros teóricos de la modernización señalaron que las democracias más exitosas y duraderas de la época también eran las más ricas, mientras que la mayoría de los países pobres tenían dificultades para desarrollar la democracia. Muchos interpretaron esta correlación como evidencia de que el desarrollo económico, generalmente medido como producto interno bruto (PIB) per cápita, sienta las bases para las transiciones democráticas. Algunos incluso vieron la democratización como la etapa final del proceso de modernización.El argumento básico es que el desarrollo económico produce una clase media educada y emprendedora interesada en exigir una mayor influencia sobre los temas de gobernabilidad y la capacidad para hacerlo. Eventualmente, incluso los gobiernos más represivos deben ceder ante esta presión.

Una gran clase media es vista en general como una fuerza estabilizadora y moderadora que protege contra las tendencias autoritarias. El supuesto es que las grandes desigualdades en la sociedad exacerban los conflictos de clases. En casos extremos, tanto los ricos como los pobres están dispuestos a utilizar medidas autoritarias para imponer su voluntad al otro. La clase media equilibra estas posiciones extremistas debido a su interés en la seguridad y la estabilidad económicas. Como propietarios, buscan proteger sus derechos económicos, políticos y sociales a través del estado de derecho y un gobierno responsable. Las presiones de la clase media por reformas democráticas fueron cruciales para los procesos de democratización en lugares tan diversos como Gran Bretaña, Estados Unidos, América Latina, Corea del Sur y Filipinas. Sin embargo, también es cierto que los miembros de la clase media no siempre apoyan la democracia.Ejemplos de Alemania en la década de 1930, Chile en la década de 1970 y China a principios del siglo XXI sugieren que las clases medias respaldarán a los regímenes autoritarios cuando conviene a sus intereses económicos.

Un argumento similar es que la experiencia con el capitalismo promueve la democratización, ya que la libertad económica crea presiones a favor de la libertad política. La empresa privada genera una clase empresarial con intereses separados del estado y los recursos para hacer demandas al estado. La clase empresarial inevitablemente se organiza y comienza a exigir voz en los temas que la afectan, como los impuestos, las regulaciones y la protección de los derechos de propiedad. Presiona para que un gobierno receptivo y responsable proteja sus intereses. Por el contrario, la ausencia de libertad económica reduce los incentivos y la capacidad de los ciudadanos para organizarse independientemente del estado o hacer que el estado rinda cuentas, lo que aumenta las probabilidades de autoritarismo.

Para los partidarios de este argumento, el surgimiento de una clase empresarial fuerte puede explicar la diferencia entre países como Gran Bretaña y Estados Unidos, donde la industrialización coincidió con la democratización, y países como Alemania, Japón y Rusia, donde la industrialización coincidió con el autoritarismo. Sin embargo, en casos como México, Argentina, Chile, Singapur, Taiwán y Filipinas, la clase empresarial apoyó regímenes autoritarios que respetaban la empresa privada. El gobierno chino se ha vuelto bastante hábil en permitir las libertades económicas y la empresa privada mientras mantiene límites estrictos a las libertades políticas, contradiciendo la sabiduría convencional de que la liberalización económica necesariamente conducirá a la liberalización política.

La educación parece ser particularmente importante. Aunque los niveles de educación tienden a aumentar con el desarrollo económico, muchos académicos atribuyen a la educación una razón clave por la cual la democratización es viable en los países más pobres. Los ciudadanos educados están mejor equipados para comprender los problemas políticos y es más probable que participen activamente en el proceso político. Están más atentos a los asuntos públicos y exigen inclusión y rendición de cuentas. Además, las personas mejor educadas tienen más probabilidades de tener valores acordes con la democracia. Por supuesto, que la educación promueva la democracia depende en gran parte del contenido de lo que se enseña y se discute en el sistema educativo. Los ciudadanos deben tener las habilidades, los recursos y la libertad para analizar y evaluar diferentes ideas políticas si la educación ha de facilitar la democratización.

Una de las principales críticas a las explicaciones que enfatizan el desarrollo económico es que no está claro si la relación entre crecimiento económico y democracia es positiva o negativa. El proceso de modernización produce inestabilidad política y frecuentemente conduce a regímenes autoritarios, como los regímenes fascistas en Europa durante la década de 1930 o los regímenes burocrático-autoritarios en América del Sur en la década de 1970. Por lo tanto, condiciones distintas del crecimiento económico deben explicar la variación en el éxito de la democratización. Otros académicos reconocen la relación entre crecimiento económico y democratización, pero argumentan que no es causal. Señalan la ola de transiciones democráticas en países pobres de todo el mundo durante las décadas de 1980 y 1990, así como la persistencia de regímenes autoritarios ricos en países como China y Arabia Saudita.como prueba de que la riqueza no es necesaria ni suficiente para que se produzca la democratización.

Existe un amplio acuerdo en que, aunque el nivel de desarrollo económico de un país puede no explicar el momento de una transición democrática, sí determina las perspectivas de consolidación una vez establecida la democracia. Las transiciones democráticas ocurren tanto en los países pobres como en los ricos, pero la probabilidad de consolidación es considerablemente mayor en los países ricos. Los altos niveles de PIB per cápita prácticamente garantizan que la democracia perdurará. Sin embargo, no hay acuerdo sobre por qué es así.

Un argumento común es que para funcionar bien, las democracias requieren el consentimiento de los ciudadanos, que se basa en la legitimidad del sistema. Esta legitimidad se basa en un desempeño efectivo, que generalmente se define en términos de desarrollo económico. Una crítica a este argumento proviene de estudios de Europa del Este y América Latina, que sugieren que el declive económico no necesariamente reduce el apoyo popular a la gobernabilidad democrática. Además, la pérdida del apoyo popular no es una condición necesaria o suficiente para el colapso democrático; las democracias tienden a ser derrocadas por conspiraciones de élite más que por revueltas populares.

Cultura política

Algunos teóricos democráticos creen que una cultura política democrática es necesaria para que la democratización tenga éxito. No hay consenso sobre qué actitudes y valores comprenden exactamente una cultura política democrática, pero la mayoría de los académicos reconocen la importancia de la tolerancia de la diversidad, la creencia de que los demás ciudadanos son básicamente dignos de confianza, la creencia en la reciprocidad, la voluntad de cooperar y comprometerse, un el respeto por la libertad y la igualdad, y la creencia de que todos los miembros de la sociedad tienen tanto el derecho a ser incluidos en el sistema político como la capacidad de participar de manera efectiva. Esta colección de valores y actitudes a menudo se denomina cultura cívica. Hay menos acuerdo sobre si otros valores, como el individualismo, la seguridad o el compromiso con el bienestar económico, también son esenciales.

Los valores anteriores contribuyen a la democracia de diversas formas. Fomentan la voluntad entre los grupos en competencia para resolver sus diferencias de manera pacífica a través del proceso político, incluso cuando no logran todos sus objetivos. Los ciudadanos promedio están más dispuestos a acatar las decisiones estatales incluso cuando no están de acuerdo con ellas. Al mismo tiempo, estos valores promueven la participación ciudadana en el proceso democrático fomentando el interés por los asuntos públicos y la voluntad de trabajar para resolver problemas colectivos. También ayudan a los ciudadanos a organizarse en asociaciones independientes que pueden controlar el poder estatal y hacerlo más receptivo y responsable. En breve,una cultura cívica mantiene el delicado equilibrio que requiere un sistema democrático en el que los ciudadanos reconocen y obedecen la autoridad de las élites gobernantes y, al mismo tiempo, las presionan para que respondan y rindan cuentas.

Existe un debate considerable sobre si una cultura democrática explica las transiciones democráticas. Un argumento es que los países con altos niveles de los valores y actitudes enumerados anteriormente tienen más probabilidades de adoptar la democracia que los países que carecen de estos valores, independientemente del nivel de desarrollo económico. La confianza interpersonal es crucial para alentar a las élites a aceptar las reglas de la democracia. Los perdedores de las elecciones deben confiar en que los ganadores no utilizarán su ventaja para mantener a la oposición fuera del poder de forma permanente. Los ciudadanos deben confiar en que sus líderes electos generalmente representarán sus intereses o que al menos tendrán la oportunidad de moldear las decisiones de los líderes sobre los temas que más les importan.

Los partidarios de este argumento señalan estudios estadísticos basados ​​en datos de encuestas que muestran una fuerte correlación entre las actitudes y valores de una cultura democrática y el número de años que un país ha experimentado la democracia. Otros académicos critican estos estudios por asumir que la flecha causal se mueve en una dirección, desde la cultura a las instituciones democráticas. En contraste, sostienen que una cultura democrática es el producto de una experiencia prolongada con la democracia. Las transiciones ocurren por una amplia variedad de razones específicas para cada caso más que por las actitudes del público en general. El éxito de la democracia a lo largo del tiempo aumenta los niveles de actitudes y valores democráticos como una respuesta racional y aprendida a la experiencia de vivir bajo un régimen democrático estable.

Independientemente de si una cultura política democrática se produce antes o después de la transición a la democracia, es ampliamente reconocida como esencial para el proceso de consolidación. No se comprende bien cómo los países no democráticos superan el problema del huevo y la gallina y desarrollan una cultura política democrática. Con frecuencia se mencionan varios factores, entre ellos la educación, los cambios en la estructura social que acompañan al proceso de modernización y, en particular, la densidad de los lazos sociales construidos a través de asociaciones cívicas.

Sociedad civil

La idea de que una sociedad civil activa y comprometida favorece la democratización está muy extendida. Sin embargo, existen diferentes explicaciones de por qué este es el caso, algunas de las cuales son contradictorias. Un argumento es que la sociedad civil fomenta los hábitos y valores democráticos. Las densas redes de asociaciones voluntarias a través de las cuales los ciudadanos se organizan independientemente del estado son una fuente primaria de la cultura cívica esencial para el funcionamiento de una sociedad democrática. Particularmente cuando estas asociaciones no son de naturaleza política, los ciudadanos desarrollan vínculos que atraviesan divisiones políticas, económicas y sociales. Estos vínculos sociales promueven un nivel de moderación en la sociedad que fomenta la tolerancia de la diversidad y evita que los conflictos políticos se conviertan en violencia. Los ciudadanos también aprenden hábitos de organización y desarrollan un sentido de comunidad.A medida que la sociedad se vincula a nivel de base a través de una densa red de asociaciones, los ciudadanos aumentan su nivel de confianza social y desarrollan normas de reciprocidad que les permiten cooperar para resolver muchos problemas comunitarios por sí mismos. De esta manera, una ciudadanía organizada puede aliviar la carga sobre el estado, permitiéndole ser más eficaz, y limitar el poder del estado haciéndolo responsable.

Un argumento diferente vincula a la sociedad civil de manera mucho más explícita con las transiciones democráticas. Más que una fuente de moderación y cooperación apolítica, la sociedad civil es vista como un lugar de resistencia activa contra el Estado. En los regímenes autoritarios, es difícil disputar el poder estatal a través del estado, por lo que los valores de resistencia se desarrollan dentro de la sociedad civil. La resistencia activa de los grupos de la sociedad civil debilita el régimen autoritario lo suficiente como para que se produzca una transición democrática. Los partidarios de este punto de vista citan como evidencia el papel de la sociedad civil en desafiar a los regímenes comunistas en Europa del Este y a los regímenes militares en América Latina durante la década de 1980.

Estos diferentes argumentos han suscitado un gran debate sobre el tipo de asociaciones que deben ser consideradas parte de la sociedad civil y los mecanismos mediante los cuales facilitan la democratización. Para servir mejor a la democratización, ¿la sociedad civil debería caracterizarse por la moderación, la cooperación y las asociaciones apolíticas de actores iguales vinculados a través de relaciones horizontales? ¿O los grupos de personas altamente políticos y de confrontación movilizados a través de estructuras jerárquicas promueven mejor la democratización? Estas visiones contradictorias de la sociedad civil muestran que no se comprende bien el vínculo entre sociedad civil y democratización. Además, los críticos del enfoque de la sociedad civil señalan que no todas las organizaciones de la sociedad civil están arraigadas en valores democráticos. El propósito de las asociaciones y las normas que promueven la materia;no todas las asociaciones cívicas inculcan normas de tolerancia e igualdad. Organizaciones como el Ku Klux Klan demuestran que las asociaciones de ciudadanos no siempre involucran a las personas en esfuerzos inofensivos y que la participación de grupos no siempre atraviesa las divisiones sociales existentes. Una segunda crítica es que una sociedad civil activa puede desestabilizar con la misma facilidad los regímenes democráticos que los regímenes autoritarios. Hitler llegó al poder en parte a través de la movilización de la sociedad civil que caracterizó a Alemania en la década de 1920. Esta sociedad civil estaba muy politizada y contribuyó a la polarización de la política, separando a la gente y alimentando el odio a diferentes grupos sociales, socavando los valores democráticos.Organizaciones como el Ku Klux Klan demuestran que las asociaciones de ciudadanos no siempre involucran a las personas en esfuerzos inofensivos y que la participación de grupos no siempre atraviesa las divisiones sociales existentes. Una segunda crítica es que una sociedad civil activa puede desestabilizar con la misma facilidad los regímenes democráticos que los regímenes autoritarios. Hitler llegó al poder en parte a través de la movilización de la sociedad civil que caracterizó a Alemania en la década de 1920. Esta sociedad civil estaba muy politizada y contribuyó a la polarización de la política, separando a la gente y alimentando el odio a diferentes grupos sociales, socavando los valores democráticos.Organizaciones como el Ku Klux Klan demuestran que las asociaciones de ciudadanos no siempre involucran a las personas en esfuerzos inofensivos y que la participación de grupos no siempre atraviesa las divisiones sociales existentes. Una segunda crítica es que una sociedad civil activa puede desestabilizar con la misma facilidad los regímenes democráticos que los regímenes autoritarios. Hitler llegó al poder en parte a través de la movilización de la sociedad civil que caracterizó a Alemania en la década de 1920. Esta sociedad civil estaba muy politizada y contribuyó a la polarización de la política, separando a la gente y alimentando el odio a diferentes grupos sociales, socavando los valores democráticos.Hitler llegó al poder en parte a través de la movilización de la sociedad civil que caracterizó a Alemania en la década de 1920. Esta sociedad civil estaba muy politizada y contribuyó a la polarización de la política, separando a la gente y alimentando el odio a diferentes grupos sociales, socavando los valores democráticos.Hitler llegó al poder en parte a través de la movilización de la sociedad civil que caracterizó a Alemania en la década de 1920. Esta sociedad civil estaba muy politizada y contribuyó a la polarización de la política, separando a la gente y alimentando el odio a diferentes grupos sociales, socavando los valores democráticos.

Instituciones

Los arreglos institucionales juegan un papel importante en la configuración de las perspectivas de transición y consolidación democráticas. Los arreglos institucionales son importantes porque dan forma a los incentivos de la élite y porque ayudan a superar los dilemas de acción colectiva y coordinación. Esto puede afectar las perspectivas de transiciones democráticas al determinar la durabilidad de los regímenes autoritarios. Por ejemplo, los partidos políticos altamente institucionalizados permiten que los líderes autoritarios mantengan una coalición cohesiva que es capaz de reprimir a los defensores de la gobernabilidad democrática gestionando los conflictos de las élites a través de mecanismos partidistas. De la misma manera, el diseño institucional de las democracias afecta las perspectivas de consolidación.

Existe un consenso generalizado de que los sistemas parlamentarios son más propicios para la consolidación democrática que los sistemas presidenciales. Sin embargo, existe un desacuerdo sobre por qué tiende a ser así. Un argumento común es que los sistemas parlamentarios pueden manejar mejor los conflictos políticos al permitir que representantes de un espectro más amplio de la sociedad participen en las instituciones gubernamentales, así como al reducir los incentivos y la capacidad de los directores ejecutivos para eludir o suspender los procedimientos democráticos. Otro argumento es que los líderes que diseñan nuevas instituciones democráticas durante la transición a menudo se ven a sí mismos como líderes de la nación y buscan un control fuerte para construir el nuevo estado. A menudo eligen sistemas presidenciales por razones instrumentales para mejorar su control, lo que aumenta la probabilidad de tendencias antidemocráticas. Por supuesto,Las perspectivas de consolidación democrática se ven afectadas por una serie de otras características institucionales, incluidos los sistemas electoral y de partidos, la independencia del poder judicial y los poderes legislativos frente al jefe ejecutivo.

Contingencia estructurada

Una forma de reconciliar las perspectivas de la elección estratégica y las condiciones estructurales es a través de lo que se denomina un enfoque dependiente de la trayectoria. Según este punto de vista, una serie de factores estructurales, nacionales e internacionales, dan forma a la fuerza tanto de un régimen autoritario como de una oposición democrática y, por tanto, a la interacción estratégica de las élites. Sin embargo, la transición a un marco democrático básico depende en última instancia de la decisión de las élites. Este proceso de interacción de las élites, a su vez, determina las instituciones y estructuras que darán forma a la competencia entre los grupos sociales en el futuro y, por lo tanto, las perspectivas de una democracia que funcione bien.