Traducción bíblica

Traducción de la Biblia;  Tyndale, William

Traducción bíblica , el arte y la práctica de traducir la Biblia en idiomas distintos de aquellos en los que fue escrita originalmente. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento tienen una larga historia de traducción.

Biblia de Gutenberg Lea más sobre este tema literatura bíblica: El canon alejandrino ... ha llegado en traducción griega de los judíos de Alejandría a través de la iglesia cristiana difiere en muchos aspectos de las Escrituras hebreas ...

A continuación se presenta un breve tratamiento de la traducción bíblica. Para un tratamiento completo, consulte la literatura bíblica: Textos y versiones.

La Biblia judía, el Antiguo Testamento, se escribió originalmente casi en su totalidad en hebreo, con algunos elementos breves en arameo. Cuando el imperio persa controlaba la cuenca del Mediterráneo oriental, el arameo se convirtió en la lengua franca de la zona, y por razones litúrgicas se hizo necesario que las comunidades judías de la región tuvieran la Torá o Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia), traducido al idioma común del hebreo tradicional. Los Targums resultantes (del arameo meturgeman, "traductor") sobrevivieron después de que se perdieran los rollos hebreos originales.

A mediados del siglo III a. C., el griego era la lengua franca dominante, y los eruditos judíos comenzaron la tarea de traducir el canon hebreo a ese idioma, una empresa que no se completó durante más de un siglo. Debido a que la tradición sostenía que cada una de las 12 tribus de Israel contribuyó con seis eruditos al proyecto, la versión griega de la Biblia judía llegó a conocerse más tarde (en latín) como la Septuaginta ( septuaginta: “70”).

Las Escrituras hebreas eran la única Biblia que conocía la iglesia cristiana primitiva, y a medida que la religión joven se extendía por el mundo de habla griega, los cristianos adoptaron la Septuaginta. Mientras tanto, muchos de los libros de la Biblia cristiana, el Nuevo Testamento, fueron escritos o registrados por primera vez en griego y otros en arameo.

La difusión del cristianismo requirió más traducciones tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento al copto, etíope, gótico y, lo que es más importante, latín. En 405 San Jerónimo terminó de traducir una versión latina que se basó en parte en la Septuaginta, y esta versión, la Vulgata, a pesar de los errores introducidos por los copistas, se convirtió en el estándar del cristianismo occidental durante mil años o más.

Ghirlandaio, Domenico: San Jerónimo en su estudio

Los eruditos hebreos de las escuelas talmúdicas en Palestina y Babilonia alrededor del siglo VI EC comenzaron a tratar de recuperar y codificar las escrituras hebreas, restaurándolas con autoridad y en el idioma hebreo. Durante siglos trabajaron para completar el texto tradicional o masorético, que desde su finalización en el siglo X ha llegado a ser universalmente aceptado. La versión masorética fue transmitida por los escribas con asombrosa fidelidad hasta la época de los tipos móviles en el siglo XV.

La Vulgata latina de Jerónimo sirvió como base para las traducciones tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento al siríaco, árabe, español y muchos otros idiomas, incluido el inglés. La Vulgata proporcionó la base para la Biblia de Douai-Reims (Nuevo Testamento, 1582; ​​Antiguo Testamento, 1609–10), que siguió siendo la única Biblia autorizada en inglés para los católicos romanos hasta el siglo XX.

El nuevo aprendizaje de los siglos XV y XVI reavivó el estudio del griego antiguo y dio lugar a nuevas traducciones, entre ellas una importante del humanista holandés Desiderius Erasmo, quien en 1516 publicó una edición del Nuevo Testamento que contiene el texto griego y su propio texto. traducción al latín. Mientras tanto, en Alemania, Martín Lutero produjo la primera traducción completa del griego y el hebreo originales a un idioma europeo moderno. Su traducción al alemán del Nuevo Testamento se publicó en 1522 y la de la Biblia completa en 1534; esta siguió siendo la Biblia oficial para los protestantes alemanes y fue la base para las traducciones danesa, sueca y otras.

Traducción de Martín Lutero del Antiguo Testamento

La primera versión completa en inglés de la Biblia data de 1382 y se le atribuyó a John Wycliffe y sus seguidores. Pero fue el trabajo del erudito William Tyndale, quien de 1525 a 1535 tradujo el Nuevo Testamento y parte del Antiguo Testamento, lo que se convirtió en el modelo para una serie de traducciones subsecuentes al inglés. Todas las traducciones inglesas anteriores culminaron en la Versión King James (1611; conocida en Inglaterra como la Versión Autorizada), que fue preparada por 54 eruditos nombrados por el Rey James I. Evitando el literalismo estricto a favor de un uso extensivo de sinónimos, fue una obra maestra del inglés jacobeo y la principal Biblia utilizada por los protestantes de habla inglesa durante 270 años.

  • Tyndale, William;  Biblia
  • Wycliffe, John

Aproximadamente en el momento de la invención de la imprenta en 1450, solo había 33 traducciones diferentes de la Biblia. Hacia 1800, el número había aumentado a 71. A fines del siglo XX, toda la Biblia se había traducido a más de 250 idiomas y se habían publicado porciones de la Biblia en más de 1300 de los idiomas del mundo.

Las nuevas traducciones de la Biblia al inglés proliferaron en el siglo XX. Entre las Biblias protestantes más recientes se encuentran la Versión Revisada (1881-1885), una revisión de la Versión King James; la Versión Estándar Revisada (1946–52), la Nueva Versión Estándar Revisada (1989), la Nueva Versión Internacional (1978) y la Versión Estándar en Inglés (2001), que son ampliamente aceptadas por los protestantes estadounidenses; y The New English Bible (1961–70) y The Revised English Bible (1989). Entre las Biblias católicas romanas se encuentran una traducción de Ronald Knox (1945-1949); La Biblia de Jerusalén (1966); La Biblia de la Nueva Jerusalén (1985); La Nueva Biblia Americana (1970); La Versión Estándar Revisada, Edición Católica (1966; también llamada La Biblia de Ignatius); y La Nueva Versión Estándar Revisada, Edición Católica (1989).

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Melissa Petruzzello, editora asistente.