La cuarta revolución industrial

La Cuarta Revolución Industrial presagia una serie de trastornos sociales, políticos, culturales y económicos que se desarrollarán durante el siglo XXI. Sobre la base de la disponibilidad generalizada de tecnologías digitales que fueron el resultado de la Tercera Revolución Industrial o Digital, la Cuarta Revolución Industrial estará impulsada en gran medida por la convergencia de las innovaciones digitales, biológicas y físicas.

Revolución industrial

Al igual que las fábricas a vapor de la Primera Revolución Industrial, la aplicación de la ciencia a la producción en masa y la fabricación de la Segunda Revolución Industrial, y el inicio de la Tercera Revolución Industrial en la digitalización, las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, como la inteligencia artificial, la edición del genoma, la realidad aumentada, la robótica , y la impresión 3D, están cambiando rápidamente la forma en que los humanos crean, intercambian y distribuyen valor. Como ocurrió en las revoluciones anteriores, esto transformará profundamente las instituciones, las industrias y las personas. Más importante aún, esta revolución estará guiada por las decisiones que las personas tomen hoy: el mundo en 50 a 100 años a partir de ahora deberá mucho de su carácter a cómo pensamos, invertimos e implementamos estas nuevas y poderosas tecnologías.

Es importante apreciar que la Cuarta Revolución Industrial implica un cambio sistémico en muchos sectores y aspectos de la vida humana: los impactos transversales de las tecnologías emergentes son incluso más importantes que las emocionantes capacidades que representan. Nuestra capacidad para editar los componentes básicos de la vida se ha ampliado enormemente recientemente mediante la secuenciación de genes de bajo costo y técnicas como CRISPR; la inteligencia artificial está aumentando los procesos y las habilidades en todas las industrias; la neurotecnología está haciendo avances sin precedentes en cómo podemos utilizar e influir en el cerebro como la última frontera de la biología humana; la automatización está alterando paradigmas de fabricación y transporte centenarios; y tecnologías como blockchain y materiales inteligentes están redefiniendo y difuminando la frontera entre el mundo digital y el físico.

El resultado de todo esto es la transformación social a escala global. Al afectar los incentivos, las reglas y las normas de la vida económica, transforma la forma en que nos comunicamos, aprendemos, nos entretenemos y nos relacionamos unos con otros y cómo nos entendemos como seres humanos. Además, la sensación de que las nuevas tecnologías se desarrollan e implementan a un ritmo cada vez más rápido tiene un impacto en las identidades humanas, las comunidades y las estructuras políticas. Como resultado, nuestras responsabilidades mutuas, nuestras oportunidades de autorrealización y nuestra capacidad de impactar positivamente al mundo están intrincadamente ligadas y moldeadas por la forma en que nos involucramos con las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial.Esta revolución no solo nos está sucediendo a nosotros, no somos sus víctimas, sino que tenemos la oportunidad e incluso la responsabilidad de darle estructura y propósito.

Como han señalado los economistas Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee, esta revolución podría generar una mayor desigualdad, particularmente en su potencial para alterar los mercados laborales. Dado que la automatización sustituye al trabajo en toda la economía, el desplazamiento neto de trabajadores por las máquinas podría exacerbar la brecha entre los rendimientos del capital y los rendimientos del trabajo. Por otro lado, también es posible que el desplazamiento de trabajadores por tecnología resulte, en conjunto, en un aumento neto de empleos seguros y gratificantes.

Todas las revoluciones industriales anteriores han tenido impactos tanto positivos como negativos en diferentes partes interesadas. Las naciones se han vuelto más ricas y las tecnologías han ayudado a sacar a sociedades enteras de la pobreza, pero la incapacidad de distribuir de manera justa los beneficios resultantes o anticipar las externalidades ha generado desafíos globales. Al reconocer los riesgos, ya sean amenazas de ciberseguridad, información errónea a gran escala a través de los medios digitales, desempleo potencial o una creciente desigualdad social y de ingresos, podemos tomar las medidas necesarias para alinear los valores humanos comunes con nuestro progreso tecnológico y garantizar que la Cuarta Revolución Industrial se beneficie. los seres humanos ante todo.

No podemos prever en este momento qué escenario es probable que surja de esta nueva revolución. Sin embargo, estoy convencido de una cosa: que en el futuro, el talento, más que el capital, representará el factor crítico de producción.

Con estas transformaciones fundamentales en marcha hoy, tenemos la oportunidad de dar forma proactiva a la Cuarta Revolución Industrial para que sea inclusiva y centrada en el ser humano. Esta revolución es mucho más que tecnología: es una oportunidad para unir comunidades globales, construir economías sostenibles, adaptar y modernizar modelos de gobernanza, reducir las desigualdades materiales y sociales y comprometerse con el liderazgo basado en valores de las tecnologías emergentes.

La Cuarta Revolución Industrial, por tanto, no es una predicción del futuro, sino un llamado a la acción. Es una visión para desarrollar, difundir y gobernar tecnologías de manera que fomenten una base más empoderadora, colaborativa y sostenible para el desarrollo social y económico, construida en torno a valores compartidos del bien común, la dignidad humana y la administración intergeneracional. Hacer realidad esta visión será el desafío central y la gran responsabilidad de los próximos 50 años.