Little Rock Nine

Little Rock Nine , grupo de estudiantes afroamericanos de secundaria que desafiaron la segregación racial en las escuelas públicas de Little Rock, Arkansas. El grupo, formado por Melba Pattillo, Ernest Green, Elizabeth Eckford, Minnijean Brown, Terrence Roberts, Carlotta Walls, Jefferson Thomas, Gloria Ray y Thelma Mothershed, se convirtió en el centro de la lucha para eliminar la segregación de las escuelas públicas en los Estados Unidos, especialmente en el sur. Los eventos que siguieron a su inscripción en Little Rock Central High School provocaron un intenso debate nacional sobre la segregación racial y los derechos civiles.

Little Rock Nine

Durante el verano de 1957, los Nueve de Little Rock se matricularon en Little Rock Central High School, que hasta entonces había sido toda blanca. El esfuerzo de los estudiantes por inscribirse fue apoyado por la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en Brown v. Board of Education (1954), que había declarado inconstitucional la educación segregada.

Advertidos por la junta de educación de Little Rock de que no asistieran el primer día de clases, los nueve estudiantes afroamericanos llegaron el segundo día acompañados de un pequeño grupo interracial de ministros. Se encontraron con una gran multitud blanca frente a la escuela, que comenzó a gritar, arrojar piedras y amenazar con matar a los estudiantes. Además, unos 270 soldados de la Guardia Nacional de Arkansas, enviados por el gobernador de Arkansas, Orval Eugene Faubus, bloquearon la entrada a la escuela. Faubus había declarado su oposición a la integración y su intención de desafiar una orden judicial federal que requería la eliminación de la segregación.

Daisy Bates y los nueve de Little Rock

El enfrentamiento en Little Rock atrajo la atención internacional sobre el racismo y los derechos civiles en Estados Unidos, así como sobre la batalla entre el poder federal y estatal. Los reporteros de la televisión y los periódicos dedicaron una cobertura sustancial a los "Nueve de Little Rock", como se llamaba a los estudiantes afroamericanos.

Pres. Dwight D. Eisenhower, el gobernador Faubus y el alcalde de Little Rock, Woodrow Mann, discutieron la situación durante 18 días, durante los cuales los nueve estudiantes se quedaron en casa. Los estudiantes regresaron a la escuela secundaria el 23 de septiembre, entrando por una puerta lateral para evitar la atención y la ira de los manifestantes.

Sin embargo, finalmente fueron descubiertos y los manifestantes blancos se volvieron violentos, atacando a los transeúntes afroamericanos, así como a los periodistas de los periódicos del norte. Los estudiantes fueron enviados a casa, pero regresaron el 25 de septiembre protegidos por soldados estadounidenses. A pesar de la renuencia públicamente declarada de Eisenhower a utilizar tropas federales para imponer la eliminación de la segregación, reconoció el potencial de violencia e insubordinación estatal. Por lo tanto, envió a la élite 101ª División Aerotransportada, llamada "Águilas Gritonas", a Little Rock y puso a la Guardia Nacional de Arkansas bajo el mando federal.

Little Rock Nine

Los Little Rock Nine continuaron enfrentando ataques físicos y verbales de estudiantes blancos a lo largo de sus estudios en Central High. Uno de los estudiantes, Minnijean Brown, se defendió y fue expulsado. Sin embargo, los ocho estudiantes restantes asistieron a la escuela durante el resto del año académico. Al final del año, en 1958, el estudiante de último año Ernest Green se convirtió en el primer afroamericano en graduarse de Little Rock Central High School.

El gobernador Faubus fue reelegido en 1958 y, en lugar de permitir la eliminación de la segregación, cerró todas las escuelas de Little Rock. Muchos distritos escolares en el sur siguieron el ejemplo de Little Rock, cerrando escuelas o implementando programas de “elección de escuela” que subsidiaban la asistencia de estudiantes blancos a academias privadas segregadas, que no estaban cubiertas por la decisión de la Corte Suprema. Little Rock Central High School no volvió a abrir con un cuerpo estudiantil sin segregación hasta 1960, y los esfuerzos para integrar las escuelas y otras áreas públicas en todo el país continuaron durante la década de 1960.